Historia de un logotipo: recordando a Ernesto Frías

Logotipo Nanuk Audiovisual

Acabamos de inaugurar nuestra web. Con algunos años de retraso, eso sí, pero aquí está. Es probable que no tengamos una excusa convincente para justificar semejante demora, menos aún cuando en los últimos años el uso de herramientas como WordPress y los temas prediseñados ha facilitado la creación y el mantenimiento de sitios web. Lo cierto es que la nuestra no ha dejado de ser una gestación llena de problemas técnicos y dudas sobre el diseño y los contenidos.

Ernesto Frías

Por desgracia, en nuestro caminar no hemos podido contar con la compañía de un amigo que nos dejó hace casi cuatro años. Si lo hubiéramos tenido al lado, lo habríamos acribillado a preguntas: ¿cómo se hace esto? ¿Qué tipografía utilizarías? ¿Qué te parece el color del header? Y él seguro que nos hubiera ayudado a resolverlas todas, porque si algo lo caracterizaba era su predisposición innata a brindar ayuda, aunque casi no te conociera. Así era Ernesto Frías, diseñador gráfico, músico y pionero del desarrollo web en Aragón. Cuando para nosotros el correo electrónico y una conexión a Internet eran herramientas completamente desconocidas, Ernesto nos convenció, hace ya más de 15 años, de la importancia de tener un e-mail. Él mismo nos instaló el router y nos configuró la cuenta de correo.

Abusando de su generosidad, le pedimos que nos diseñara el logotipo que nos ha acompañado desde siempre. Cuando hace unos meses nos pusimos manos a la obra con la web, nos planteamos la posibilidad de cambiar de nombre. Al final, el cambio se quedó en pequeña modificación: de Nanuk producciones audiovisuales pasamos a llamarnos Nanuk audiovisual. Decidimos que queríamos conservar el espíritu del logotipo de Ernesto, porque nos gustaba y porque formaba parte de nuestra historia y nuestra nostalgia. El diseñador Óscar Sanmartín, amigo a través del cual conocimos a Ernesto y con quien compartimos estudio durante más de una década, realizó la adaptación del logotipo a nuestro nuevo nombre. Así pues, la K invertida al lado de la N, con el Play en medio, seguirán acompañándonos y transmitiéndonos energía para seguir adelante en estos tiempos tan inciertos.

Emprendedor y vitalista nato, Ernesto Frías fue también un entusiasta divulgador cultural. En ese campo se movió, sobre todo, desarrollando dos publicaciones digitales: H20 Magazine y ex7.org. En ambas, numerosos diseñadores, ilustradores y fotógrafos encontraron una ventana abierta desde la que mostrar al mundo sus trabajos.

En los últimos años no nos veíamos mucho, pero siempre que nos encontrábamos nos trasmitía su energía y bondad. Su muerte nos sorprendió grabando un documental fuera de España. Nos enteramos de la triste noticia por correo. A veces hablábamos con él acerca de la posibilidad de realizar juntos algún proyecto, más allá de las ayudas puntuales que nos prestabamos. Por desgracia, eso ya no podrá ser.

Echamos de menos sus visitas a nuestro estudio, sus estruendosas carcajadas resonando en las paredes y su silueta de más de dos metros avanzando, a contraluz, por el largo pasillo que conduce a la sala de edición: «¡Hola tíos! ¡Esto es un infierno! No os vais a creer lo que me acaba de pasar».

 

Zaragoza, octubre de 2013

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *